Ver nacer y morir los pensamientos

Ver nacer y morir los pensamientos

Estudiante: ¿Es posible situarse entre pensamiento y pensamiento?

Sesha: El testigo de la cognición no solamente se desvía hacia los objetos externos y hacia la fantasía, la imaginación o el sueño en el mundo interno, sino que también puede situarse entre cualquiera de los contenidos mentales. Es decir, es posible ver nacer y morir los pensamientos, tal como es posible detectar el nacimiento y muerte a diario del sol, o como se puede ser testigo del circular de un coche de un extremo visual a otro de la vía mientras nos asomamos a la ventana y lo observamos.

Estudiante: En el mundo interior, ¿a dónde envías realmente la atención?

Sesha: La atención está agrupada en ser testigo de tu propia existencia sin que ello implique la historia personal.

Estudiante: Cuando dirijo la atención a la sensación de «ser», ¿es necesario preguntarme quién soy?

Sesha: No, no es necesario preguntarte quién eres cuando adviertes tu propia existencia. No es la pregunta quien permite que emerja tu consciencia, pues tu naturaleza de Ser existe más allá de la pregunta misma.

Estudiante: ¿El proceso cognitivo habitual es captado por la misma conciencia?

Sesha: La conciencia no es ajena a los procesos cognitivos, de igual manera que el brillo o el calor no es ajeno al fuego que los produce. La fuerza del saber está inmersa en la conciencia que lo alienta; la función cognitiva es una expresión formalizada, a través de la mente, de la propia fuerza de conocer.