Toda realidad moral es pasajera

Toda realidad moral es pasajera

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

Una de las más grandes diferencias, si no la mayor, respecto a la posición ética occidental y la del Advaita tiene que ver con la relación entre la acción y su contenido moral. Para Occidente, la acción se presenta mediante categorías en lo religioso y social, que van desde un supuesto “bien primario” a un supuesto “mal primario”. A su vez, para el Advaita, la acción es total y completamente neutra, a tal punto que cualquier acción es idéntica en cualidad a las demás. Matar y morir pueden ser actos realizados como mecanismo de obtención de libertad si existe la suficiente destreza interior para lograrlo. Es el sujeto quien caracteriza la acción y la convierte en acto moral a causa de la identificación con su consecuencia o por creer que es el hacedor del acto mismo.

Mientras la acción sea el mecanismo utilizado para preservar la actividad egoica, habrá siempre la inmersión en la dualidad y en el sufrimiento que de ella deviene. Toda realidad moral enmarcada en un supuesto de validez es pasajera. Tan solo dura el tiempo que cualquier otra ley o conveniencia le supere. Convertir cualquier categoría de acción en la base del actuar del cuerpo y de la mente es una sin salida. Sino, repasa un poco la historia y nota cómo página a página de nuestro tortuoso pasado la moral ha sido el medio para, con la violencia, evitar el desenfreno humano.