Tecnología

Tecnología

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

La tecnología se convierte cada vez más en una herramienta indispensable. El adelanto en las comunicaciones permite saber en segundos qué ocurre al otro lado del planeta. La globalización es un hecho y la entremezcla de culturas avanza a pasos agigantados. Sin embargo, el avance que se construye gracias a los nuevos desarrollos al parecer va más rápido que la capacidad del mismo ser humano de utilizarlo para su desarrollo interior.

Una de las características psicológicas que sobresalen en un mundo cada vez más desarrollado tecnológicamente es el profundo sentido de soledad interior; de ahí deviene la extraña paradoja que ofrece la tecnología: ¿realmente esta ayuda al desarrollo interior del ser humano?

La tecnología ofrece instrumentos que hacen más eficientes muchas de las tareas que antes realizábamos pero, aún así, ella por sí misma no logra transformar y mejorar la naturaleza esencial del ser humano. No le permite estar más a gusto consigo mismo, más feliz con aquello que le rodea, más asertivo en sus decisiones personales, más amoroso, más idealista y humano.

Nos vemos muchas veces superados por la compleja red de información que nos rodea. Es tal la cantidad de información que impacta la mente, que mucha de esta se cuela sin haber sido procesada conscientemente. El resultado: un actuar programado y sin criterio.

Mientras no se intensifique el acto de estar conscientes tanto al entorno externo como al mundo interior, la mente asumirá ser espectadora de un océano irrefrenable de sucesos que la superan, la modelan y, finalmente, educe comportamientos superficiales e inmaduros. Qué extraño: nos vemos asediados por unas posibilidades cada vez mayores de acceso a información y, sin embargo, cada vez permanecemos más solitarios en nuestra propia intimidad.