Situarse en el presente

Situarse en el presente

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

Cada quién está sumergido en sus propias condiciones kármicas. La probabilidad de poder lograr una percepción no-dual de la vida va a ser cada vez más minúscula en la medida que la reacción sea formulada exclusivamente por hábitos; sin embargo, el sujeto asociado a una percepción continua en el presente disgrega la apreciación del yo. El sujeto, al situarse en el presente, es como el fósforo que prende la leña pero, al hacerlo, se consume a sí mismo. Así, la atención sostenida sobre el objeto diluye al mismo sujeto que conoce.

Está sujeto al karma todo aquello que percibo a través de la propia condición dialéctica, aquella que se reafirma y se adueña de todo mediante el yo. Percibir a través de la propia óptica del yo hace a la cognición inestable. El lente del yo permite pasar la luz de la consciencia personal pero hace inestables los objetos que la mente interpreta.

No está sujeto al karma “lo que sabe”. No me refiero al sujeto que posee consciencia individual, me refiero a la conciencia que no requiere de sujeto para saber. Cuando el sujeto se sostiene en la representación consciente de lo que está aconteciendo, dicho sujeto, por sostenerse en el presente, se diluye; esta es la magia que se desarrolla en el presente.