Sanchita karma

Sanchita karma

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

La continua intencionalidad introducida por el actor mientras realiza la acción lleva a acumular todos los inacabados deseos en una potencial vida futura. Son tantos los deseos inconclusos en una vida y tantos los “yoes” que los producen, que la naturaleza automáticamente impulsada por el karma plantea un potencial devenir de futuras consecuencias. Dichas consecuencias no acontecen en la vida presente, pues en esta vida solamente fructifican consecuencias de karmas pasados. Suele denominarse sanchita karma al conjunto de acciones con sentido de yoidad y apetencia de fruto que no se cosecha en esta vida, sino que prosperará en otras circunstancias y asociado a otras vidas.

Es la identificación del actor con la acción el causante de samsara, esto es, la rueda interminable de renacimientos. Es el fruto aún no maduro que induce la naturaleza misma, mediante el karma, quien sienta las bases sobre las cuales algún día, y en circunstancias similares a las determinadas como causa, sobrevendrán las consecuencias ya previamente definidas en las causas. Por ello el hombre cree que actúa y que decide con su voluntad su futuro. Nada más falso. La voluntad encadena o no con la acción, pero jamás es el elemento determinante que resuelve una consecuencia. Estamos apresados y encadenados a nuestros hábitos mentales. Son ellos, los hábitos y condicionamientos genéticos quienes a todo momento crean las pautas de respuesta ante los eventos que acontecen. Nadie es ajeno a su pasado. Es el pasado quien decide. La única y más inteligente opción es romper el encadenamiento kármico que promueve el samsara.