Rituales y respiración en la práctica interna

Rituales y respiración en la práctica interna

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

Muchas tradiciones plantean el desarrollo interior basado en dogmas y rituales. El Advaita no va por esta vía. Afirmamos claramente que entre pensamientos es viable detectar un espacio de no-pensamiento. Dicho espacio interior emerge en el instante en que la atención se deposita como reacción al presente que acontece. Basta tan solo que confirmes esta teoría, pues de lograrlo irás paso a paso a los siguientes estratos interiores uno a uno.

No requerimos convencer de nada a nadie. Los postulados de la meditación son sencillos, prácticos y completamente experimentables por cualquier persona.

La atención no responde a la respiración, la mente y el cuerpo sí. Con la respiración más lenta notarás que los pensamientos se ralentizan, pero la actitud mental para cortar un pensamiento y notar el espacio interior antes de que nazca el siguiente no depende de cuánto ni cómo respiras sino del nivel de atención presencial que tengas.

La destreza de la práctica no está ni en el flujo respiratorio que manejes ni en la postura física que adoptes. Todo reside en la actitud con la que adviertes tu mundo interior o exterior.

El objeto de la práctica meditativa interior no es tranquilizar la mente sino detener alguna de las funciones que la componen. El objeto de la práctica interior es encontrar la actitud mental correcta mediante la cual puedes atestiguar que un pensamiento se corta. Cuando ello ocurre, esto es, cuando un pensamiento se advierte como tal, inmediatamente se desvanece. Reconocer tal circunstancia te lleva inicialmente a un momentáneo e insondable universo interior carente de todo contenido mental. Ello es el prolegómeno de la práctica meditativa.