Qué es la mente

Qué es la mente

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

La mente es un instrumento de percepción constituido por materia sutil que posee unas características específicas. La condición más clara y definida de la mente es detectar información. Es decir, la mente en el fondo no es mas que información que detecta información.

Su principal condición primaria es reconocer información, detectarla y afianzarse en ella a través de la habitualidad.

A diferencia de la cultura occidental, la Oriental ha profundizado durante milenios en el análisis subjetivo y en la descripción de la esencia de la mente.

Primero debe entenderse que la mente es tan solo instrumento de percepción tal como lo son los sentidos; Oriente la asimila a una actividad de acción como pueden tenerla también las manos, los pies, las manos o la lengua.

La mente (antakarana en sánscrito) es un instrumento cuya naturaleza se puede esgrimir a través de cuatro de sus características. Ellas son, primera, la cualidad de fijar la información detectada e impedir que sea olvidada. A esta característica se la denomina chitta, o también materia mental o memoria, según sea la utilidad descriptiva que planteemos para definirla.

La segunda cualidad de la mente se denomina manas, es decir, la capacidad de que la memoria (chitta) pueda entrar en movimiento, circunstancia que provee el acto de la duda o comparación entre informaciones. De esta característica nace el raciocinio o proceso dialéctico.

La tercera cualidad de la mente se define como ahamkara o facultad de apropiación de la información. El ahamkara faculta el sesgo de yoidad, de pertenencia o apropiación mediante el sentido del yo, de lo mío, de la información que se procesa mediante la actividad que opera en el raciocinio (manas).

La cuarta cualidad de la mente se denomina budhi o intelecto. Se refiere a la capacidad de “iluminar”, es decir, de dotar de conciencia a la información que se procesa y apropia. El budhi dota de conciencia al proceso cognitivo.

Es importante aclarar que no siempre son necesarias algunas de las cualidades previamente definidas para que exista saber o proceso cognitivo. Por ejemplo, en ciertos estados de conciencia es posible conocer sin que exista sentido de ahamkara y en otros sin que exista sentido de manas.