Novedad y asombro

Novedad y asombro

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

Ayuda a situarnos fuera experimentar los objetos externos con novedad, con asombro. Note cómo la experiencia de conocer un nuevo lugar dota de una inusual proyección de su atención sobre los nuevos contenidos. La idea es permanecer siempre fuera en todo momento y lugar mientras los sentidos estén activos. La sorpresa nos lleva a proyectarnos en los objetos que nos sorprenden y permite que la atención salte de la frontera sensoria y se pose en los objetos externos.

Situar la atención fuera lleva a que los objetos predominen sobre el sujeto, a tal punto que perseverar sobre la experiencia externa lleva necesariamente a inhibir la presencia egoica mientras se realiza la acción. El gran secreto de la práctica meditativa externa radica en que el “yo” no se advierte como parte integrante de la cognición mientras la atención se deposite permanentemente y con intensidad fuera.

Pruebe a observar cualquier objeto medianamente lejano a usted. Intente detallar con la vista los múltiples matices de su forma y color. Sostenga la vista en cada minucia del objeto detallado lo suficiente para no perder característica alguna de él. Pruebe a hacerlo el mayor tiempo posible. Con el transcurrir de un par de minutos, con la atención catapultada al objeto y permaneciendo afuera, experimentará por instantes la propia ausencia de sí mismo, la ausencia del “yo” mientras se realiza la acción de observar a través de los ojos. Estar fuera con la atención desbordada en el objeto de sensación promueve la ausencia de sentido de distanciamiento físico entre el perceptor y lo percibido. Cuando logre atender al objeto visual con tal intensidad que pueda fracturar la sensación física de la distancia entre él y usted, apreciará que no existe sentido de observador. El sujeto desaparecerá como ente activo en el proceso cognitivo. La ausencia de “yo” en la cognición es definida por el Advaita como el primer estado de presente de los tres posibles. A este primer nivel de presencialidad que despliega un nuevo estado de cognición se lo denomina Observación externa, o pratiahara.