Notar la existencia del pensamiento

Notar la existencia del pensamiento

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

Es difícil impedir que la mente se vaya a la fantasía. Parece imposible poder evitarlo por el hábito de evadirnos constantemente de la realidad. Es difícil por el hábito de personalizar hasta el más mínimo acto que realizamos. Es difícil pues se es ignorante.

Debemos circunscribir la atención al presente, ese es el foco sobre el cual debe realizarse cualquier acción. Intenta a toda costa ser consciente cotidianamente de cuándo tu mente se desliza al universo de la fantasía. Imagina solo aquellas cosas que tu presente requiere. Así, hora tras hora, día tras día. Que no desmaye tu corazón ni la duda te cobije.

Es fácil cuando la mente está domada, cuando permanece dócil a la espera de reaccionar al presente. Ello es ser libre, ello es no convertirte en contrincante de ti mismo.

Los pensamientos no existen por sí mismos. No poseen la conciencia por ellos mismos. La conciencia se asocia a la mente como el calor al hierro. Es posible retirar la fuerza de saber que los ilumina. Los pensamientos son como sombras, desaparecen al instante de iluminarlos con la luz de la atención vigilante.

A veces logras mantener un espacio que se mantiene antes de que el siguiente pensamiento aparezca. Si mantienes la misma actitud interior de sorpresa que te permitió notar la existencia del pensamiento, la mente no se agitará y podrás notar el vacío de contenidos mentales.