No existen acciones “felices”

No existen acciones “felices”

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

El ser humano vive inmerso en el gigantesco mundo de las consecuencias de sus propios actos y cree que los resultados de sus obras aparecerán aleatoriamente en un futuro cercano pero incierto. Nada más falso. El futuro es un ente virtual que aparece por sí mismo. Hay quienes tal vez inquieran respecto al aterrador absurdo de no poder crear el futuro que logre el afianzamiento de los propios anhelos y metas. Sin embargo, ¿por qué intentar buscar la propia felicidad en un acto potencial futuro y no en la maravillosa experiencia de la acción realizada en un perfecto estado de presente interior? Entiéndase: no existen acciones “felices”. Es la vivencia de la acción lo que determina el sesgo de felicidad, dependiendo de la identificación que se realice entre actor y acción. Lo que para algunos es un resultado agradable para otros no lo es. El presente, por sí mismo, deviene como felicidad. Basta fluir en él para notar que cualquier acción, sea cual fuere, realizada en su propio entorno, inunda el acto con su propia presencia.

He aquí, pues, el quid de la cuestión: el truco de la vida no consiste en hallar las acciones fuentes de felicidad sino en realizar cualquier acto desde el sitio generador de la propia felicidad: el presente.