Los terrenos de las experiencias contemplativas

Los terrenos de las experiencias contemplativas

  • Categoría de la entrada:Mente

La mayoría de las personas que se abocan a una búsqueda interior suponen la muerte de la condición humana sensible como medio para la obtención de la divina. Nada más falso. En los diversos estadios en que la mente puede funcionar, se puede atisbar un completo universo de gradación de sensaciones cuya sutilidad, continuidad e intensidad no tienen parangón con las que normalmente convive el ser humano común. Expresiones como “presencialidad”, “silencio interior” o “ecuanimidad”, no son más que el brillo mismo de una percepción en la que la mente ha reconstruido su nueva forma de acercarse y percibir el mundo.

El modelo de la mente, según el Advaita, otorga una representación del mundo en aras de las facetas que preponderan en el momento de la cognición. Suele dividirse la mente en cuatro funciones básicas denominadas ahamkara (yoidad), chitta (facultad de la mente que opera como memoria o como raciocinio directo y sin dudas), manas (facultad de la mente que actúa como dialéctica y está asociada a percepciones momentáneas y cambiantes) y budhi, (facultad intelectiva que otorga sentido de comprensión a la percepción). Dependiendo de cuál de estas funciones prepondere en la mente, es posible una representación mental que no tiene que ver con otras.

El ser humano actualiza una percepción en la que prepondera manas, es decir, la duda, sentimientos, emociones y los procesos dialécticos y racionales. La actividad mental con la mayor presencia de manas faculta a una representación fugaz del entorno, donde la cognición y las certezas que se tienen del mundo son profundamente cíclicas y cambiantes, como lo son los pensamientos y las emociones. Pero, más allá de esta descripción primaria de la mente, existen otras formas de representación mental de la realidad. Cuando en la mente prepondera cualquiera de las tres facultades cognitivas que no son manas, lo que suele denominarse “sentimiento” se advierte bajo la espectacularidad de una vivencia poco frecuente, a la cual es casi imposible otorgarle una descripción mental definida. He aquí los terrenos de las experiencias contemplativas o naturales, tan lejanas al entendimiento de la psicología o de la filosofía.

La mente ofrece un caleidoscopio inigualable de experiencias. Para conocer aquellos mundos inexplorados basta erradicar la continua agitación de los pensamientos (manas), o erradicar el sentido de “yoidad” (ahamkara) de la percepción. Cuando esto ocurre, nace un nuevo amanecer en la cognición: la de todos aquellos atributos de belleza, intensidad, viveza y comprensión que nacen por el sólo hecho de ver el mundo con ojos de libertad.