La voluntad nunca habita en el presente

La voluntad nunca habita en el presente

Estudiante: ¿Al samadhi se llega voluntariamente?

Sesha: El Advaita presume que el estado de realidad, samadhi, no es un lugar a alcanzar mediante la voluntad ni un sitio al que se pueda llegar a través de un viaje o un camino. El Raja Yoga establece una serie de peldaños que el estudiante debe sortear y que se establecen mediante el Ashtanga Yoga; son ocho pasos descritos por Patanjali en sus Yoga Sutras. Ambas descripciones son válidas aunque quien transite en ellas las vea diferentes.

El samadhi es un estado de cognición donde observador y observado son simultáneos. Dicha definición No-dual imposibilita que la experiencia sea volitiva.

Estudiante: Al inicio de la práctica meditativa existe una intención volitiva: voy a atender al objeto de percepción o a la atención. ¿En qué momento deja de actuar la voluntad en el proceso de tránsito entre estados de conciencia?

Sesha: La voluntad nunca habita en el presente. Por eso la voluntad es voluntad y el presente es presente. La velocidad del proceso cognitivo crea la ilusión de simultaneidad, pero no es tal.

En el presente cognitivo la voluntad, metafóricamente hablando, aparece como una nube que viaja rápidamente ocultando momentáneamente el sol.

Estudiante: ¿Por qué la voluntad no sirve para alcanzar lo Real?

Sesha: La condición de lo continuo se contrapone a la momentaneidad que ofrece la volición. La atención es una condición continua, la voluntad busca alcanzar una meta para finalmente morir. Ninguna actividad dirigida por la voluntad te provee libertad, ninguna.