La naturaleza de la mente

La naturaleza de la mente

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

Hace ya milenios que se estableció en Oriente un modelo operativo de la mente, antakarana, estructurado en cuatro funciones complementarias que, integradas, determinan todos sus diversos procesos. Las cuatro funciones principales de la mente, antakarana, son:

Chitta: capacidad de fijar la información. Impide que la experiencia realizada sea olvidada por la mente. Se aplica a la memoria y manifiesta la existencia de la “masa mental” de información que adquirimos a nivel consciente o inconsciente.

Manas: capacidad de procesar la información almacenada. Suele expresarse como raciocinio, lógica, dialéctica, duda y variadas formas más.

Ahamkara: capacidad de fraccionamiento de la memoria. Gracias a ello siempre experimentamos fracciones de información en pensamientos secuenciales y nos reconocemos como fracciones momentáneas de individualidad mediante la aparición de la fracción denominada yo.

Budhi: capacidad intelectiva que permite conocer. La mente, gracias a esta función, determina el pro y contra de la actividad racional induciendo comprensión y saber.

En referencia al triple canon universal conocido como “teoría de las gunas”, el modelo del Advaita establece que las funciones básicas que operan en la mente no son ajenas a dicho planteamiento holístico. Así chitta, la facultad mental de fijar información, es mayoritariamente una expresión de la guna tamas. Manas, que permite el manejo comparativo de dicha información en vertiginosos procesos racionales secuenciales, expresaría la tendencia mayoritaria de rajas. Ahamkara, la condición inductora tanto del sentido individual o ego, como del fraccionamiento de la memoria para crear paquetes mentales, es una nueva variante de la guna tamas y la guna rajas. Finalmente budhi, la cualidad donde radica la conciencia individual, sería una expresión de la tendencia satva en la mente.

Se puede, además, relacionar una actividad mental con una constitución de guna similar en los reinos mineral, animal o vegetal. Así queda, entonces, establecido un puente entre medicina y psicología, entre filosofía y botánica…; en definitiva, entre todas las disciplinas artísticas, humanistas o científicas. El aspecto holístico que produce la presencia de las gunas en todo constitutivo ideal o material crea un inestimable puente de simetrías entre todas las cosas existentes.