La mente en el momento de morir

La mente en el momento de morir

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

Estudiante: ¿Qué ocurre cuando una persona ha partido con gran enfado y rencor y ha dejado, mediante su testamento, manifestaciones de castigo hacia muchos miembros de su familia? ¿Qué viaje emprende o prosigue esa persona que decidió cortar o parar la vida en ese punto?

Sesha: Imagina que te acuestas a dormir llena de odio, de tal manera que transfieres a tu sueño la violencia vigílica. Seguirás en lo mismo hasta que alguna situación del sueño aplaque dicho sentimiento. Así ocurre cuando el cuerpo físico cesa sus funciones; es la comprensión que deviene con las nuevas experiencias lo que finalmente deriva en el perdón; es solo cuestión de tiempo. La vida, en sus diferentes niveles, es nuestro más sabio maestro.

Estudiante: ¿Puede un ser humano encarnar, de nuevo, como un animal?

Sesha: Las tendencias kármicas que arrastramos por milenios impiden que un sistema orgánico o psíquico pueda alterarse a otros patrones físicos y nacer con atributos lejanos a su naturaleza esencial.

Los textos orientales, cuando hablan de estos temas, se refieren a que en el momento de morir la mente se asocia por afinidad a los mundos que por similitud se piensan en dicho instante, razón por la cual es importante saber sobre la muerte y cómo debe ser enfrentada. Dicho pensamiento final no excluye que más adelante los atributos del mundo del más allá cambien según sea la nueva forma de pensar de la individualidad que en ellos pervive.

Estudiante: ¿Qué sucede al llegar la Liberación absoluta?

Sesha: El universo sigue estando, pero no-diferenciado. La conciencia actúa como un continuo, lo que modifica el paradigma cognitivo introduciendo Sat, Chit y Ananda1 de forma constante y continua. Los marcos temporal y espacial, junto con las diferentes variables independientes físicas, siguen existiendo pero carentes de diferenciación respecto al conocedor de todas ellas. La materia y el universo, en sus diferentes gradaciones, se advierten como la sustancialidad misma de la Conciencia.

1 Respectivamente, Seidad, Conciencia y Bienaventuranza absolutas