La dualidad sujeto-objeto en la Observación Interior

La dualidad sujeto-objeto en la Observación Interior

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

En la Observación Interior existe aún dualidad cognitiva sujeto-objeto. La gran diferencia respecto a los estados mentales donde se advierten la imaginación y la fantasía es que en la Observación Interior se experimenta al sujeto sin historia.

La presencia de un sujeto sin historia se asemeja a un amnésico que ha perdido toda su memoria y le es imposible recordar eventos específicos de su vida. Imagina si tratas de recordar qué hiciste hace exactamente diez días a la misma hora que cuando lees este libro. Inicialmente llegarán posibles imágenes, pero después de descartarlas todas verás que simplemente no recuerdas, quedarás en un estado interior donde no se favorece la aparición de información alguna respecto al momento que buscas. No habrá información que detectar, sin embargo habrá consciencia personal no asociada a recuerdo alguno.

La ausencia de representación histórica de la mente inhibe la posibilidad de reconocerse como hombre o mujer, como alto o bajo, y así con cualquier otra opción de recuerdo. Cualquier evento que históricamente se pudiera representar inmediatamente se proyectaría sobre la pantalla mental creando un recuerdo específico o una cadena de ellos en forma de imaginación o fantasía.

Así, entonces, en la Observación Interior todavía existe la presencia de un sujeto que no reconoce su propia historia y donde su atención está dirigida de forma unidireccional a la detección del vacío de pensamientos que ha favorecido y sigue favoreciendo el estado de presencialidad interior.