La condición de frontera “fuera”

La condición de frontera “fuera”

Emerge cuando la mente se diluye en la masa de Conciencia No-dual y el Sujeto de la Concentración se difunde completamente en el campo de cognición externo establecido. La Concentración opera únicamente cuando el acto de Evidencia-Autoevidencia es simultáneo, total y no diferenciado. Mientras la Concentración opera, el Sujeto de la Concentración -el Saksim1– está diluido en la totalidad de la percepción exterior; es decir: mientras es Evidente de sí mismo, Evidencia todo lo demás también como sí mismo. La Concentración es un estado de Presente continuo que excluye todos los contenidos que no son parte de ese campo exterior específico de cognición. La Concentración es un estado No-dual excluyente, mientras que la Meditación es un estado No-dual incluyente, pues en la Meditación todo el universo cognoscible, y no solo el campo de cognición interior, es no-diferenciado. En la Concentración, el Saksim está en todas partes y a la vez en ninguna. No hay sitio donde pueda diferenciarse de lo percibido. No hay apreciación de Causalidad (Karma), pues no hay yoidad, no hay sentido de pertenencia ni de provecho en la acción. Mientras los sentidos físicos en vigilia están conectados, la mente actúa exclusivamente como Saber y Saber que se Sabe. El acto del conocer el mundo externo ocurre espontáneamente, al igual que las actividades fisiológicas. Nadie conoce; el Saksim, diluido en el campo externo de cognición, conoce. El sentido de yoidad es inexistente. El Saksim es idéntico a la Conciencia no diferenciada que fluye simultáneamente en todo el campo de cognición.

1 El sentido de identidad de quien conoce un campo de cognición No-dual excluyente se denomina Saksim.