La atención no la dirige la mente

La atención no la dirige la mente

Estudiante: He llegado hasta el nivel en que comprendo que todo lo que percibo forma parte de mi ser y que además tiene un funcionamiento autónomo. ¿Qué debo hacer?, ¿seguir indagando sobre esta cuestión hasta que la mente deje de insistir? Por otra parte, ¿la atención la dirige la mente?

Sesha: La única opción es intentar adecuar y mantener la actividad asertiva propia de la naturaleza de la atención de forma continua y sostenida.

La atención no la dirige la mente pero está contenida sustancialmente en ella, tal como el agua está fundamentalmente localizada en los océanos. La mente fracciona la atención y la direcciona, pero no la dirige; la atención es autónoma.

Estudiante: Por lo que he leído en tus libros no promueves la meditación atendiendo a la respiración. ¿Entiendo entonces que la meditación Vipassana no puede llevar a un estado No-dual?

Sesha: El gran error de la meditación Vipassana estriba en obligar a ser perceptor del acto de respirar mientras también se atiende la respiración. Este acto simultáneo que se intenta realizar mentalmente es un rotundo error. La atención debe posarse de tal manera en el acto de la respiración que tú desaparezcas en ella, como lo haces espontáneamente en un libro interesante o mientras escalas una montaña.

Estudiante: ¿Podría tomarse el hatha yoga como una práctica de meditación externa?… la atención la llevo a alguna parte de mi…

Sesha: Claro que sí, perfectamente. El hatha yoga y cualquier disciplina deportiva y gimnástica pueden ser experimentadas desde la faceta externa de la práctica meditativa.