Información, memoria y meditación

Información, memoria y meditación

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

La memoria, como componente de la mente, no queda descompuesta con la muerte. Ocurre, sin embargo, que gran parte de la información constituyente de esa memoria va a quedar velada. Lo cierto es que hay mecanismos que permiten el acceso a niveles no habituales de esa información: técnicas de hipnosis, regresiones, rebirthing…, incluso un trauma, un golpe, un accidente, pueden activar el acceso a bloques de información que normalmente son inaccesibles.

La información siempre está. Lo que ocurre es que gran parte de ella está en potencia, en forma de inconsciente o subconsciente, está velada. Pero, una vez más, la información siempre está.

Finalmente, si el individuo es algo, es una masa no-diferente de la realidad. Es así como se hace evidente una de las asombrosas cualidades de la práctica meditativa, sobre todo en sus rangos más profundos: su capacidad de actualizar, de integrar información, incluso la que está mucho más allá de la condición volitiva, la que está potencialmente enraizada en los más oscuros niveles de nuestra memoria. La meditación tiene la potestad, bajo ciertas condiciones, de poder actualizar un potencial de información hasta que emerja en la mente el sentido de no-diferencia en la misma información.