Espiritualidad

Espiritualidad

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

Estudiante: Usas muy poco el término «alma». Cuando lo usas, ¿te refieres a una individualidad más o menos estable y duradera? ¿Qué es el alma o espíritu? ¿Qué es concretamente la espiritualidad? ¿Cuál es la finalidad de ésta? ¿Qué beneficios prácticos se obtienen siendo un «ser espiritual»? ¿Qué se puede conseguir siendo espiritual que no se pueda alcanzar a través de la razón? ¿Se puede ser espiritual sin la razón?

Sesha: Alma, como concepto, se refiere al jiva, es decir, a la estructura y conformación mental del individuo. Se refiere a la conformación de hábitos que determinan los tipos de respuesta genéricos ante los eventos cotidianos.

El alma tiene una referencia a la psiquis griega. El espíritu es un término acuñado por la religión que busca definir algo completamente estable.

La espiritualidad es el conjunto de tareas que llevan a que un ser humano logre encontrar la trascendencia de su propia naturaleza. Un ser espiritual posee la propia certeza, la asertividad de la razón de su existencia, circunstancia que le permite vivir con mayor calidad de vida.

Estudiante: ¿Cómo puedo saber si estoy en el camino correcto? Llevo seis años buscando, meditando. Encontré varios sitios donde cada uno me alimenta espiritualmente. Mi meta es la búsqueda de la verdad, pero ¿cómo sé si algunas cosas de las que estoy tocando son las más acertadas?

Sesha: La certeza que ofrece un camino implica tu propia ausencia de dudas con respecto a la vida y a ti mismo.

La libertad que se consigue con la meditación se traduce en el afianzamiento de la comprensión, y con ellos la ausencia de toda duda. Tu asertividad y discernimiento en las decisiones determinarán que vas por buen camino.

Estudiante: ¿Qué se entiende exactamente por asertividad?

Sesha: Asertividad es un concepto que tiene que ver con la posibilidad de tomar decisiones sin crear conflicto por hacerlo, sin asumir una postura basada en el dolor o la pena a la hora de solventar problemas propios y ajenos.