El “yo” diferencia pasado, presente y futuro

El “yo” diferencia pasado, presente y futuro

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

Si realmente practicas fluir en el presente y eres honesto con tu propia experiencia, notarás cómo en el mismo instante en que aparece un pensamiento tu presente se diluye. Además, mientras persista el presente, podrás concluir la absoluta inexistencia diferenciada de tiempo, espacio y “yo”. Basta permanecer suficiente tiempo en la viva experiencia del presente para atestiguar dichas conclusiones.

He aquí lo que diferencia pasado, presente y futuro: el “yo”. Desde el pasado, el “yo” existe y opera como una actividad exclusiva de la memoria. En el presente no hay presencia de “yo”. En el futuro el “yo” es una realidad completamente virtual sugerida por conformaciones evocatorias.

Tal como en una película de cine se ve movimiento con la actividad de la superposición de recuadros, dicho movimiento se asimila en nuestro ejemplo al tiempo, y cada recuadro al “yo” que, por el movimiento mismo de la película, parece ser continuo. En el pasado, mientras la cognición se va desarrollando, el tiempo diferencia a un “yo” tras otro que se va sucediendo. En el futuro, el tiempo se acomoda a la voluntad del individuo; allí el tiempo psicológico no es causa, es consecuencia. Los tiempos pasado y futuro aparecen ligados a la alternatividad de los pensamientos, pero en la continuidad del presente no existe percepción alguna de actividad secuencial temporal y no hay sensación egoica.

En el pasado el espacio llena la distancia entre “yo” y “ello”, entre sujeto y objeto, y se experimenta diferente de aquello que diferencia. En el presente, en cambio, el espacio se integra no-diferenciadamente a objeto y sujeto y funde al “yo” y al “ello”, convirtiéndolos en una masa homogénea No-dual. En el futuro, el espacio es un ente virtual sin realidad propia.