El vacío de pensamientos y no el pensamiento de vacío

El vacío de pensamientos y no el pensamiento de vacío

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

El segundo inconveniente más común en la observación de los pensamientos ocurre cuando alguna vez ya has experimentado el silencio interior y tratas en la siguiente ocasión de buscarlo a través de tus propios recuerdos. El recuerdo del vacío entre pensamientos es un pensamiento más. Cuando finalmente conviertes la práctica interior en única y novedosa, entonces acabarás una y otra vez cayendo en el correcto espacio entre pensamientos. Es diferente un pensamiento de vacío al vacío de pensamientos.

Para evitar caer en el cansancio de lo repetitivo intenta observar tu interioridad con novedad. Observa cómo el hambre siempre es nueva o cómo el dolor, sin importar que antes haya previamente acontecido, duele como ahora, nunca como antes. En cambio, muchos sucesos pierden la intensidad de la novedad cuando los experimentas. Es el caso de una ciudad, de un libro o de una persona, en donde la novedad se pierde al conocerla. Cuando regreses al lugar, al sitio o a la persona, habrás perdido algo de la sorpresa que anidó cuando fue la primera vez.