El vacío de contenidos mentales

El vacío de contenidos mentales

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

 Si logras detectar la simpleza de la aparición de un contenido mental, sin importar si es fantasía o imaginación, entonces notarás cómo inmediatamente este se desvanece. Aflorará con seguridad otro muy rápidamente, pero si adviertes de nuevo su nacimiento, notarás cómo otra vez se deshace; así una y otra vez.

Es importante distanciarse de los contenidos mentales, no impregnarse de ellos, tal como la hoja de loto no se impregna de la humedad que corre en forma de gotas por sus hojas. Nota cómo las nubes cubren al sol pero no lo tocan; de igual manera debe ser tu percepción interior respecto a los pensamientos.

Cuando logres observar tu interioridad bajo esta nueva óptica de ecuanimidad interior, detectarás que uno tras otro los contenidos mentales se desdibujan para dar paso a su ausencia, es decir, al vacío de contenidos mentales. Allí advertirás un nuevo universo cognitivo con características espectaculares. Es justamente en este punto donde empieza la práctica meditativa; aún falta mucho, pero en esta experiencia se sustentan los verdaderos prolegómenos de la meditación.

Este vacío de contenidos mentales no es vacío de existencia, puesto que la atención vigila dicho suceso. Realmente lo que ocurre es que te miras a ti mismo sin historia. Te reconoces siendo y sin pasado, siendo y sin futuro.