El Saksim está libre de cualquier atadura kármica.

El Saksim está libre de cualquier atadura kármica.

  • Categoría de la entrada:No-dualidad

El Saksim, identidad del estado de Concentración, se asocia hasta los límites de su frontera cognitiva; pero al no identificarse con parte alguna del campo, está libre de cualquier atadura kármica.

De igual forma que, en el estado de Observación externa, se denomina Exín a la región consciente que posee identidad, así también, a la región con identidad consciente y delimitada por contenidos no-diferenciados, se le denomina Saksim. El Saksim, por ser una identidad que fluye en el Presente, no posee vestigio alguno de intencionalidad ni rastros de historia, razón por la cual no genera huellas kármicas durante la cognición que realiza. El Saksim es, simplemente, un espectador silencioso y consciente de una región de realidad donde Sujeto y Objeto están no-diferenciados.

El Saksim es variable, dependiendo de las fronteras cognitivas impuestas en el momento de la cognición. Sin embargo, ningún Sujeto ni Objeto logra advertir dicho cambio.

Cuando el Sujeto, mientras está Observando “fuera”, logra fusionar su naturaleza de observador con la de un Objeto cualquiera y se Totaliza, es decir, crea una región cognitiva y consciente denominada estado de Observación, induce una identidad propia al estado denominada Exín1. De esta manera, según sea la apreciación delimitada No-dual excluyente (interna o externa, es decir, “dentro” o “fuera”), así serán de movibles sus fronteras. Sin embargo, la siguiente región consciente puede ser igual de cambiante, tal como ocurre con las fronteras de un globo mientras se infla o desinfla. Por lo tanto, la región unificada y homogénea de conciencia tiene tantos Saksims como límites momentáneamente adquiera. Pero no es un solo y único Saksim quien advierte dicho cambio. Al igual que los “yoes” del estado de Pensamiento, cada zona limitada posee su propia identidad.

1 Ello ocurre de manera idéntica con la simetría cognitiva: cuando un Sujeto, mientras está “dentro”, logra distanciar su naturaleza de observador de la de un Objeto cualquiera, se Particulariza, es decir, crea una región cognitiva y consciente denominada estado de Observación y una identidad propia al estado denominada Exín.