El Presente siempre permanece incólume

El Presente siempre permanece incólume

  • Categoría de la entrada:No-dualidad

Sesha: Si te pidiera recordar mi vestimenta el día de ayer, ¿te esforzarías en hacerlo?

Estudiante: No sería necesario un gran esfuerzo, por lo que puedo sin problema alguno describir gran parte de tu vestimenta.

Sesha: ¿El esfuerzo realizado por evocar cualquier condición del pasado es superior al hecho de situarte “ahora” en la sala y conocerme? En otras palabras: ¿Requiere menor esfuerzo psíquico, recordarme o reconocerme en la sala “aquí y ahora”?

Estudiante: Para reconocerte “aquí y ahora” en el Presente, no requiero esfuerzo psicológico por “conocerlo” ni “conocerme”.

Sesha: En este instante ocurren mil acontecimientos en el salón. El sol recrea múltiples juegos de sombras en el ambiente, mientras la luz es filtrada por las ramas de los árboles externos a la sala. La respiración de cada uno de los asistentes crea un tenue fluir de aire. El calor que expiden nuestros cuerpos se aúna elevando la temperatura ambiente. Cada una de nuestras células advierte cambio, nacimiento y muerte, y así mil sucesos más.

La suma de todos y cada uno de los acontecimientos que se suceden conforman la realidad física de la sala. Todos se diferencian y, sin embargo, acontecen en el Presente. El Presente es el punto de encuentro de todo lo que sucede. Es “el aquí y el ahora” donde giran las mil ruedas que mueven la vida. El Presente siempre permanece incólume ante el acontecimiento que en él opera. En diferentes ciudades de este país y en ciudades de otros países están ocurriendo infinidad de sucesos; lo común a todos es el Presente. Todos los acontecimientos que se suceden convergen en un mismo instante.

El Presente se asemeja metafóricamente al espacio. Todo cuerpo posee un volumen que ocupa un espacio, aunque el volumen de un cuerpo puede ser trasladado de un lugar a otro sin que el espacio se modifique por ello. De similar forma, el Presente es incólume, inamovible, mientras en él reposan los acontecimientos que se suceden. El Presente es no diferenciado, los acontecimientos que fluyen en él son múltiples.

¿Es clara la diferencia entre el Presente y los acontecimientos que se suceden en él? ¿Qué característica resalta en los Objetos, mientras fluyen en el Presente?

Estudiante: Diferenciar el Presente de lo que fluye en él es fácil, pues se asemeja a diferenciar el espacio de los volúmenes que lo ocupan. Sin embargo, no logro distinguir en los acontecimientos una característica única a causa de su fluir en el Presente.

Sesha: El Advaita afirma que tres son las características esenciales de cualquier Objeto que fluye en el Presente: Seidad, Conciencia y Bienaventuranza (Sat, Chit y Ananda). Esto es: Existencia, Conciencia y Bienaventuranza Absolutas.

Cada uno de los Objetos a nuestro alrededor denota “existencia”. En todos el brillo del “existir” es común. La condición primaria de todo ente es la “existencia”, todo lo demás es posterior.

Adicionalmente, es posible “conocer” el ambiente que nos rodea y, por ende, ser conscientes de él. Gracias al brillo propio del “conocimiento” podemos entrar en contacto e interpretar las diferentes realidades existentes. Para el Advaita, Ser y Conciencia -o dicho de otra manera: “Existencia” y “Conocimiento o Conciencia”- son una y la misma cosa.

La tendencia a la agrupación natural de todo en todo se denomina “Bienaventuranza”. Es gracias a la capacidad integradora, a la tendencia natural de agrupación, que finalmente convergen “Existiendo” y “Conociendo” en forma No-dual todos los entes. Para el Advaita, Ser, Conciencia y Bienaventuranza son una y la misma cosa.