El libre fluir de las singularidades

El libre fluir de las singularidades

  • Categoría de la entrada:Mente

El libre fluir de las singularidades

Autor: Eloi Campos

La singularidad de cada uno no nos identifica como Ser / Existencia / Felicidad, y la singularidad de cada momento no representa la verdadera naturaleza de la vida (Lo Real).

Sin embargo, en todo momento, en este continuo fluir de la realidad, surgen hechos y relaciones, y siempre estamos involucrados en las relaciones, para bien o para mal. Donde las singularidades – hábitos y habilidades – son manifestaciones efímeras y singulares que, aun siendo frutos del pasado, es decir, los hechos y la memoria tienen una causa que los precede – Prarabdha karma -, pero cuando se manifiestan, son totalmente independientes del pasado. Y la libertad está en decidir en cómo lidiar con ellos.

Lo que surja en este fluir de la realidad, y todo surge independientemente de la voluntad de nuestro protagonismo, será siempre un nuevo campo de información que puede solicitarnos algo más que la atención, pidiéndonos también una acción.

Hay un continuo fluir de eventos (informaciones) internas y externas. Y así tenemos la singularidad de cada evento que a través de los sentidos la reconocemos directa o indirectamente, y hay la singularidad interna, o sea, el movimiento de la materia mental – la memoria – de cada uno (individuo). Es esta singularidad que identificamos a través de la mente, en respuesta al movimiento de la realidad que componemos, que pueden ser manifestación de los hábitos o de las habilidades.

En el punto de vista de la Meditación Vedanta Advaita Sesha, tenemos, como reconocimiento primario, dos Campos de Información Cerrados: un mundo externo, los hechos, y el mundo interno, la mente. Y estos campos – el movimiento de las singularidades – pueden ser atendidos a través de una Atención Eficiente A.E.

La no identificación de estos diferentes Campos de Información, internos y externos, ya que sus existencias suelen son automáticos e inconscientes; nos imposibilita tener la autogestión, tener orden en nuestra propia mente y en consecuencia vivimos nuestra caótica vida cotidiana. Dado que el mundo interno no es en verdad resultado del mundo externo, la reacción interna automática es la respuesta habitual que damos al mundo externo y no su consecuencia.

Lo común es que, cuando percibimos por un momento a través de los sentidos lo que la realidad presenta en el presente cognitivo, inmediatamente la atención se dirige al mundo interno e inconscientemente nos identificamos por hábito con la información que surge en la mente – en la memoria – y por la cual, reaccionamos ante la realidad.

Es como si la mente tomara habitualmente una foto de la realidad e inmediatamente genera una película en la mente, y la respuesta que se da a la realidad será más debida a la película en particular (interpretación de la realidad) que a la realidad momentáneamente percibida anteriormente por los sentidos. Y esto ocurre de forma secuencial y muy rápidamente debido a la agilidad del cerebro para procesar la información.

Consideramos en el estudio y práctica meditativa, que, debido a esta reacción automática y condicionada de la mente, la persona que se encuentra así estará siempre reaccionando a la realidad con fantasía y imaginación, viviendo en su mundo privado de juicios e interpretaciones, en conceptos del << gusto y no gusto >>, <<quiero y no quiero>>, siendo así, hay un protagonista continuo ante la realidad. Esta no aceptación de lo que está sucediendo es lo que crea el mayor estrés en la vida de una persona. El sufrimiento se debe más a la interpretación de la realidad que a la realidad misma. La naturaleza singular de cada individuo, como expresión temporal se presenta por hábitos e habilidades y así, se construí y mantiene el cotidiano.

Pacificar la mente es desarrollar una capacidad de autocontrol capaz de no reaccionar ante la realidad de forma automática, y ser capaz de aceptar la vida como se presenta delante de nosotros – Dharma. Aprender a buscar responder de manera natural, inmediata y constructiva al entorno en que estamos es posible apenas con una mente ecuánime. A este estado de no reacción, de recta acción, lo llamamos Estado de Concentración Externa, que es la base de esta mente ecuánime. Este es el primer estado de expresión de la Conciencia que buscamos en la práctica meditativa.

Tener la humildad para aceptar lo que pasa en el continuo fluir de la singularidad externa, es una condición cognitiva de equilibrio e inteligencia, porque lo que pasa ya está sucediendo. Este estado pacífico de A.E. no es complicidad, irresponsabilidad u omisión ante la situación, sino que, a través de la A.E., nos permite tener una percepción correcta del presente cognitivo y nos acerca a soluciones inteligentes, inmediatas e intuitivas; siempre alineadas con las responsabilidades que tenemos ante la realidad inmediata, ya sea personal, familiar o profesional.

Sin embargo, es muy importante primero pacificar la percepción interna – desarrollar la auto observación -, es decir, tener la percepción pacífica de la propia mente, buscar aprender y comprender el movimiento natural de la materia mental, la cual identificamos como memoria; en la cual se encuentra la información que surge por hábito en un movimiento desordenado y reactivo. Buscar impedir el apego a la memoria y también que surja un falso observador de la mente.

Por supuesto, el problema no es que estas informaciones reactivas – los hábitos – aparezcan en la memoria, el caso es que nos identificamos con ellas de forma inmediata e inconsciente. En cada momento surge un protagonista, un <<yo>>, asociado a una historia en particular. Aquí, también, se necesitará humildad para identificar esta información reactiva interna y así crear una distancia respecto de ellos. Esta capacidad de aprender a desapegarse de la información reactiva que surge en la mente comienza a través de la correcta auto observación, del autocontrol y con la debida reflexión. Esta auto observación, esta percepción correcta de las singularidades que presentamos como hábitos y habilidades – autoconocimiento – es el principio de lo que llamamos en la práctica meditativa Estado de Concentración Interior.

Así, poco a poco, se manifestará una sinergia constructiva e inmediata entre las singularidades del mundo externo e interno. Aprender a tomar distancia de los hábitos y desarrollar las habilidades son prácticas meditativas eficientes. Esta inteligencia emocional, debido a la comprensión, nos permitirá poco a poco, vivir estados más estables de expresión de la Conciencia: Concentración, Concentración no-dual y Meditación.

Pero al inicio de la práctica meditativa tenemos que dedicarnos a lo principal, inmediato y necesario, que será la organización de nuestra vida cotidiana, que es el resultado de la organización del mundo interno mismo.

Sin una comunicación intrapersonal sincera, no será posible una comunicación interpersonal eficiente y constructiva.