El Karma sostiene las fronteras Causales

El Karma sostiene las fronteras Causales

  • Categoría de la entrada:Karma

Los antiguos maestros orientales denominaron desde antaño a la naturaleza limitante Causal con el nombre de Karma.

El Karma sostiene las fronteras Causales de los contenidos duales del pasado y los proyecta como unidades aparentemente estables al futuro. Por ello, para que un contenido que está aconteciendo en el Presente se convierta en pasado y pueda ser proyectado al futuro, requiere inducir sobre ellos “apetencia de fruto” y sentido de “pertenencia”. A su vez, la única modalidad de cognición donde esto no puede darse es en la percepción asociada al Presente.

Otra conclusión interesante es el hecho de que, ningún acontecimiento que está sucediéndose en el Presente es susceptible de ser futurizado mientras no sea limitado en forma de pasado. Es decir, en los estados de conciencia asociados al acto del Presente no se crea Karma y por ende no existe futurización. No existe pasado sin futuro y no existe futuro sin pasado. Ambos son la cara de la misma moneda.

Para que exista futuro es necesario detener el fluir No-dual del Presente convirtiéndolo en pasado, esto es, fijar las experiencias en forma de memoria. La condición de evocación propia de la mente es utilizada cuando la región percibida “de aquí y ahora” intenta interpretarse, y el fluir no-diferenciado del Presente se fractura al sobreimponerse el “nombre” y la “forma” previamente fijada.