El dolor

El dolor

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

Solemos reconocer al dolor como una alarma física o psicológica que implica algún tipo de desorden. Cuando un organismo se encuentra desequilibrado, el dolor es el mecanismo que obliga a centrarnos en nosotros mismos para buscar nuevamente la salud. A nuestro juicio personal, el dolor es una actividad indeseada. El dolor físico y psicológico son como oscuras sombras que nos atenazan y producen reacciones siempre desfavorables y dañinas.

El dolor posee tal condición desequilibrante que huimos de él a toda costa. No solemos estudiar ni analizar nuestro dolor; siempre y en forma inmediata intentamos rápidamente desecharlo. Nadie suele plantear al dolor como un amigo pasajero o un momentáneo maestro; es un monstruo que aterroriza y esconderse de él o aguantarlo es la mejor opción que tenemos.

Hay clínicas e instituciones diversas contra el dolor en todas partes. Todo tipo de analgésicos y químicos que tienen la posibilidad de variar la actividad de los neurotransmisores para paliar la información que ellos trasmiten al cerebro. El dolor pareciera ser un pequeño engendro que siempre está dispuesto a aterrorizarnos.

Suele ser difícil mirarlo a los ojos. Suele ser casi imposible objetivarlo como si fuese otro elemento más: un televisor o una mesa. El dolor se disfraza de desesperación y nos envuelve en las redes de la confusión. Huir, negarlo, acusar, criticar, suelen ser alguna de las mil opciones que impiden ver su rostro.

Sin embargo, mientras corremos a escondernos en nuestro propio agujero psicológico o nos llenamos de pastillas para impedir la presencia del dolor físico, dejamos de lado tanto la dignidad que debemos tener ante el dolor como la capacidad de aprendizaje que nos puede procurar. El dolor, más allá de cualquier potestad médica, es una potente herramienta de autoconocimiento. Gracias a él podemos descubrir facetas propias absolutamente complejas y mediante su presencia llegamos a aprender cosas que de otra manera jamás sería posible entender.