Dónde nace el futuro

Dónde nace el futuro

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

El futuro nace en el mismo momento en que actuamos con apetencia de fruto y sentido egoico. La consolidación de los actos erróneamente realizados son las semillas del futuro. Sin embargo, los hábitos y los condicionamientos psicológicos, unidos a la identidad hereditaria, son quienes invitan a adoptar una u otra forma de acción. Finalmente, el futuro se encadena completamente relacionado al pasado. El sentido egoico fractura la identidad pasado-futuro y advierte una dirección futura hacia la que trascurre el tiempo. Al retirar de la cognición el sentido del “yo”, el flujo temporal en dirección al futuro cesa. El tiempo termodinámico sigue su curso, pero la representación mental que tiene el individuo del universo asociado a esta dirección futura se experimenta ahora como No-dual.

Los conjuntos de experiencias físicas, energéticas y mentales, junto con el ambiente social que el individuo experimentará, son parte de esa interconexión de pasado-futuro que encadena el karma. Al nacer, sólo una parte de las tendencias kármicas es proclive a desarrollarse en los diferentes niveles que constituirán al ser humano. Los restantes eventos, que un día serán futuro y que el ser humano no puede actualizar en razón de las experiencias ya determinadas, se convierten en un pozo potencial de experiencias no vividas en forma de samsara, que solamente pueden ser disueltas con la experiencia del samadhi, es decir, con una correcta percepción de la realidad, pues en esencia ellas son el resultado individual generado por agnana, ignorancia.