Compasión vs discernimiento

Compasión vs discernimiento

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

La actitud compasiva que se plantea en el budismo, karuna, tiene un ingrediente que no debe ser interpretado ni tratado de una manera simple. Es una compasión amorosa, un rotundo sentido de integración que va más allá de un sentimiento personal. Plantea un respeto total y absoluto por todo aquello con lo que se comparte la vida. Karuna busca el respeto que yo merezco ante todo lo que me rodea. Es desde ahí desde donde emana la ética profunda que hay en el budismo.

Ocurre, sin embargo, que la concepción común y corriente de la compasión está demasiado teñida de emotividad, y ante esto el Advaita es claro y tajante: para el gnani, para el conocedor de Brahman, para quien experimenta que todo el conglomerado de formas aparentemente diferenciadas es algo ilusorio, esta connotación emocional con la que se define la compasión amorosa, karuna, es no solamente algo ilusorio sino también erróneo, el concepto de “compasión” es algo a trascender.

Una vez más, aquí el problema es muy simple, es un problema de discernimiento. Discernir implica una diestra reacción exclusivamente asociada al presente que acontece, no a un presente inventado. Así, cuando hay discernimiento no hay una duda expresada en forma de actitud compasiva mal entendida, esto es, no hay un “yo” impulsando ese error, esa debilidad. El problema siempre está en la mente.