Causa de la acción

Causa de la acción

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

Estudiante: Si todo lo existente ocurre como espontánea causalidad, entonces ¿quién impulsa la realización de la acción?

Sesha: Tu pregunta tiene varias respuestas, dependiendo del estado de conciencia que percibas. Como ejemplo, nota cómo a un pequeño se le puede responder de varias maneras según su nivel de madurez. A la pregunta que un pequeño hace respecto a cómo nacen los niños, es posible ofrecer variadas respuestas según sea su nivel de comprensión, es decir, desde que la cigüeña los trae de París hasta las más consagradas teorías científicas.

Desde la prerrogativa de tu estado de conciencia, donde la mente advierte dualidad en todo lo conocido, has de entender que el mundo se ve evolucionando en un marco temporo-espacial. El tiempo va en dirección de la entropía, es decir, hacia el futuro, y cada objeto llena un único y exclusivo lugar en la tridimensionalidad volumétrica que ocupa. Bajo esta óptica, el universo es la suma de eventos independientes que lo constituyen. La respuesta a quién es la causa de la acción y de lo existente puede ofrecerla cualquiera de los diversos campos del saber que opinan sobre el tema: el religioso, científico, filosófico, etcétera. Lo más seguro es que ninguna de las respuestas coincida con las restantes. Desde la maraña de posibles respuestas, existe una que afirma que tú eres actor, que de ti depende la acción y que el universo es energía en constante cambio; que tú creas tu futuro y que en tus manos está el trascurrir de tu vida.

Sin embargo, desde otros estados de conciencia, la respuesta al problema de la causa de la existencia del universo y de la acción tiene otros ingredientes. Desde la perspectiva de la experiencia No-dual, por ejemplo, el universo, la acción y todo lo existente tienen como base una única substancia No-dual asociada a la conciencia, al amor y al ser absolutos. Es decir, no se perciben eventos independientes sino que el universo mismo está interconectado por la conciencia no-diferenciada. La materia, la idea y la energía misma no son más que modalidades probabilísticas de existencia de la conciencia No-dual, tal como los tres estados en que se presenta el agua -sólido, líquido y gaseoso- no son más que diferentes presentaciones físicas de las mismas moléculas químicas. Esta afirmación tendente a que toda la substancia del universo es simple conciencia No-dual parece traída de los cabellos, pero a la luz de la comprensión y de la experiencia No-dual es tan clara y entendible como la certeza que tienes ahora mismo de que existes.