Amor condicionado

Amor condicionado

  • Categoría de la entrada:Sin categorizar

Una madre debe amar “naturalmente” a su hijo, pero esto no siempre ocurre. Lo que sí suele pasar es que la madre colme la necesidad de extrovertir su propio cariño usando para ello al pequeño bebé. No quiere decir esto que amar a un niño sea incorrecto, por supuesto que no. Pero amar a alguien por “mi propia necesidad” de amar contamina el cariño que puedo procurar. El amar asociado a “mi necesidad de amar” no tiene nada que ver con “amar naturalmente”. Amar pensando en “mi propia soledad” presupone la expresión de un cariño que puede llamarse amor, pero que también puede calificarse de “condicionado”; amar pensando en la “debilidad del recién nacido” presupone un “amor necesario”, desde el cual el amor se entrega en cuotas que finalmente desaparecen con la futura y lejana independencia que llevará con el tiempo a la madurez del niño; amar pensando en la “protección que ofrezco” desdibuja el cariño debido a la propia inseguridad… Como se notará, amar por el amor mismo no es lo común en los seres humanos; para estos, el amor es siempre causa o consecuencia.

La acción realizada por el deseo de la consecuencia dota de subsistencia al “yo” y proyecta su existencia al futuro. Mientras exista un “yo” que actúe con apetencia del fruto y con sentido de pertenencia, habrá proyección de futuro para ese sujeto en un mundo dual.